Congresoconvivenciaescolar.es

El método Montessori

El método Montessori es uno de los métodos educativos de más prestigio en el ámbito mundial. Aunque no es un sistema de trabajo apto para todos los centros educativos ni todos los docentes, en este artículo se abordarán las líneas básicas de este método para que cada cual elija si quiere seguir informándose.

Este método fue introducido por Maria Montessori a principios del siglo XX, tras numerosos estudios de ciencia pedagógica. Se basa en el desarrollo de la personalidad del infante a través de la relación de éste con su entorno social, y va dirigido a niños en la primera y segunda infancia (hasta los 13 años de edad). A día de hoy, la fundación Montessori es quien vela por su conocimiento, difusión y evolución. Este sistema de aprendizaje radica en dos pilares principales: el ambiente y los profesionales.

El ambiente hace referencia a un espacio de trabajo (el aula o clase, aunque va más allá de esto) especialmente diseñado a medida del niño. El mobiliario tiene un tamaño apto para él, con estantes bajos, sillas y mesas a medida, e instrumentos pedagógicos, todos ellos con una finalidad definida. Está diseñado para que el niño pueda interactuar de forma libre y autónoma con él, sin depender en todo momento de la guía de un profesional y adquiriendo progresivamente diferentes capacidades.

En este ambiente de trabajo se juntan niños en bloques de 3 años de edad, para potenciar la solidaridad, la diversidad y la capacidad de compartir e interactuar con grupos de edad diferenciados, en oposición a la uniformidad de una clase convencional.

Los maestros Montessori – llamados guía – conocen a cada niño de forma individual, y en base a la observación y la interacción le proporcionan elementos y oportunidades para desarrollar su trabajo creativo, inteligencia y desarrollo personal. El objetivo es intervenir cada vez menos en el aprendizaje del niño, a medida que este adquiere autonomía y capacidad de concentración.

A día de hoy, el método Montessori es uno de los más respetados, y sus logros son innegables. Ha recibido numerosos premios docentes y muchos lo consideran un ejemplo de enseñanza de calidad. Otros, en cambio, argumentan que no se trata de un modelo idóneo para todos los tipos de niño, y que requiere unos recursos que muchos centros no pueden asumir.