Congresoconvivenciaescolar.es

La enseñanza de idiomas

Muchos afirmarían que el mejor regalo que se puede hacer a un hijo o niño pequeño es el don de los idiomas. Los primeros años de la vida son aquellos en los que el cerebro es más plástico y puede adquirir conocimientos más fácilmente, y los idiomas no son la excepción.

Sin embargo, en muchos casos la educación en otros idiomas queda algo coja en las aulas de la enseñanza pública, y los alumnos tienen que recurrir a recursos privados (como academias de idiomas o estancias en el extranjero) para complementar sus conocimientos en lenguas extranjeras.

Aunque el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte establece en su currículum propuesto para la educación secundaria obligatoria la adquisición de un nivel B2 de inglés, la realidad de muchos centros es que no es posible que todos sus alumnos alcancen dicho nivel al finalizar sus estudios básicos. Y la situación de los otros idiomas extranjeros, como el francés o el alemán, es aún más deficitaria, puesto que algunos centros directamente optan por no ofrecerlos en su cartera de asignaturas.

Es indispensable, por lo tanto, desarrollar la enseñanza de idiomas en profundidad en el futuro a corto plazo.