Congresoconvivenciaescolar.es

¿Premiar o castigar?

Nadie ha dicho que educar a los hijos, a los alumnos, o a un niño en general, sea tarea sencilla. Existen infinitud de teorías pedagógicas que abordan las mejores formas de transmitir conocimientos y valores, pero hay un dilema que parece estar muy presente no sólo en el día a día de los maestros, sino también de todos los padres: ¿es mejor educar en base a premios o en base a castigos?

Algunos estudios científicos parecen ir encaminados en la idea de que premiar a los niños suele tener mejores resultados a largo plazo que castigarles, aunque no se trata de datos definitivos.

En lo que sí coinciden los expertos es en que el premio o el castigo debe ser proporcional a la acción que lo haya suscitado: es evidente que no podremos premiar de la misma forma lavarse los dientes por la noche que sacar un 10 en un examen final, igual que no recibirá el mismo castigo olvidarse los deberes que destrozar el salón de casa. Otro aspecto importante es cumplir con lo prometido: si se amenaza o promete un castigo o premio, es importante llevarlo a cabo una vez cumplidas las condiciones.