Congresoconvivenciaescolar.es

Educación y nuevas tecnologías

No se puede negar: las nuevas tecnologías han abordado todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana, y han llegado para quedarse. El mundo de la educación no es una excepción: cada día son más los maestros que deciden incorporar recursos informáticos o electrónicos a sus lecciones, con el objetivo de hacerlas más interesantes para sus alumnos. En el presente artículo se abordan algunas ideas para incorporar las nuevas tecnologías en el aula.

  • Hacer concursos en clase. Existen multitud de páginas web que permiten a los docentes fomentar la participación y la interacción en clases a través de concursos entre sus alumnos para reforzar conocimientos de forma amena y entretenida. El hecho de concursar a través de una plataforma virtual facilita mucho el proceso de preparación y acelera el desarrollo de la lección. Una de las herramientas ideales para ellas es Kahoot, un sitio web que permite crear concursos y preguntas a medida que los estudiantes deberán responder a la vez desde su ordenador, tablet o incluso teléfono móvil. ¿Quién dijo que las clases no pueden ser divertidas?
  • Mandar deberes a través de una plataforma electrónica. Todos los profesores saben el tedio que supone corregir montones y montones de papeles. Algunos sitios web, o incluso el correo electrónico, facilita enormemente esta tarea, tanto para el estudiante como para el maestro. Las posibilidades son infinitas: redacciones de lengua, deberes de matemáticas con auto-corrección, trabajos de inglés… Así, la típica excusa estudiantil de que el perro se ha comido los deberes pasará a ser definitivamente algo del pasado (a menos que el perro se coma el ordenador entero…).
  • Recursos audiovisuales. Un clásico ya de muchas aulas que se ha vuelto aún más accesible gracias a las nuevas tecnologías. En muchas ocasiones, y especialmente para algunos alumnos, es mucho más fácil retener la información contenida en un vídeo o podcast que el texto de un libro o cuaderno de ejercicios. Las plataformas online facilitan enormemente el acceso a este tipo de contenidos, muchos ellos libres y aptos para el contexto educativo, que ayudarán a hacer las clases mucho más amenas.
  • Enseñar a través de la programación informática. Muchos países nórdicos ya incluyen la formación en algunos lenguajes de programación (el idioma del futuro, según muchos expertos) en el currículum escolar. Esto no sólo fomenta vocaciones, sino que ayuda a potenciar el pensamiento matemático y abstracto.

Las posibilidades son infinitas. ¿Por qué esperar a incorporar más nuevas tecnologías en el aula?